Tecnología

Consejos para dormir bien y disfrutar de sus beneficios.

¿Sabías que dormir bien, además de mantenerte sano, te ayuda a bajar de peso, reducir las arrugas y a ser más productivo durante el día. Así es. Caer en los brazos de Morfeo nos ofrece grandes beneficios y tu cuerpo lo sabe. Ya que si haz pasado una mala noche, no tendrás ganas de hacer nada, te sentirás cansado. Recuerda que tu cuerpo necesita recuperar energía para empezar un nuevo día. Pero recuerda, no se trata de dormir muchas horas, sino de tener una buena calidad de sueño. A continuación te damos algunos consejos y trucos que te ayudaran a dormir bien.

Beneficios de dormir bien

1. Reparación física Durante el sueño profundo tu cuerpo bloqueará todos tus sentidos y se liberará la hormona del crecimiento. Esta hormona es la responsable de organizar la reparación de los tejidos dañados a lo largo del día. Por ello, es que después de dormir bien cicatrizan las heridas y disminuye el cansancio.

2. Menos arrugas: Con el proceso de reparación celular la piel se renueva con más afán durante la noche. De ahí que haya cremas específicas de acción nocturna. Su misión será apuntalar ese proceso de borrado de las arrugas y los signos de fatiga.

3.- Ayuda a perder peso: Los que duermen bien comen menos calorías que los que no lo hacen, pues la falta de sueño altera las fluctuaciones diarias de las hormonas del apetito.

4.- Mejora del sistema inmume: Dormir por lo menos ocho horas puede mejorar tus funciones inmunológica y ayudar a combatir el resfriado común. Los procesos inmunológicos se regulan por el ciclo circadiano. Esto es, en ciclos de 24 horas.

5.- Protege el corazón: Se sabe que la calidad y la duración del sueño pueden tener un efecto importante en muchos factores de riesgo para la salud. Dormir menos de 7 a 8 horas por noche está relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

6.- Reduce la depresión: La falta de sueño está vinculada a la depresión Los problemas de salud mental, como la depresión. Se ha estimado que el 90% de las personas con depresión se quejan de la calidad del sueño. La falta de sueño incluso se asocia con un mayor riesgo de muerte por suicidio. Duerme bien y tendrás una óptima salud mental.

7.- Mejora la inflamación: El sueño afecta las respuestas inflamatorias de tu cuerpo. La falta de sueño está fuertemente vinculada a enfermedades inflamatorias del intestino y puede aumentar su riesgo de recurrencia de la enfermedad.

8.- Mejora la concentración y la productividad: El sueño es importante para varios aspectos de la función cerebral. Esto incluye la cognición, la concentración, la productividad y el rendimiento. Todos estos son afectados negativamente por la privación del sueño.

9.- Mejora la memoria: Dormir fortalece las conexiones neuronales. Durante la fase REM del sueño, el hipocampo, el almacén de nuestra memoria, se restaura, transformando la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo.

10.- Agilidad mental La falta de sueño aumenta el tiempo de respuesta mental a 500 microsegundos. Además, se incrementa el riesgo de cometer errores o de tener respuestas descontroladas. Por ello, si deseas mejorar tu agilidad mental es imprescindible dormir bien.

consejos para dormir bien

Mantener un horario de sueño

Al igual que tienes un horario de las actividades que realizas en el día, debes tener un horario y desarrollar poco a poco el hábito de irte a dormir y despertarte a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana. Realizar esta rutina hará que el reloj de tu cuerpo sepa cuando es la hora de ir a descansar y así podrá quedarse dormido durante la noche. Recuerda, que 7 horas como mínimo es la recomendad par aun adulto sano. Así que, como máximo puedes dormir 8 horas, pues no se necesitará más horas para conseguir una buena calidad de sueño. Ser consistente refuerza el ciclo de sueño-vigilia de tu cuerpo. Si no se duerme en unos 20 minutos, salga de su habitación y haga algo relajante. Leer o escuchar música suave. Vuelve a la cama cuando estés cansado. Repita según sea necesario.

Cena por lo menos 2 horas antes de dormir

Al igual que no comer, comer poco tiempo antes de dormir nos hace daño. Esto se debe a que el estómago no alcanza a vaciar todo lo ingerido, por lo tanto queda lleno y se produce el llamado reflujo. Incomodando así la hora de dormir. Además, consumir alimentos justo antes de ir a dormir realiza un impacto significativo en la presión arterial. Durante la noche, un proceso fisiológico normal es el descenso de la presión arterial. Ahora, puedes comer algo ligero, peor por nada del mundo comidas pesadas y menos los que sean altos en calorías.

Crea un ambiente de descanso en tu habitación

Si te cuesta mucho dormir bien y descansar profundamente por más que estés muy cansado por el trabajo del día, será momento de evaluar tu cuarto. Verifica que no esté en desorden o sobrecargo de cosas, incluyendo la decoración. Recuerda que tu habitación debe ser un lugar ideal para descansar y dormir bien, debe estar fresco, entre 60 y 67 grados, oscuro y silencioso. Es decir libre de cualquier ruido que pueda perturbar el sueño y libre de las luces brillantes que evitan que concilies el sueño. Considere el uso de tonos oscuros, tapones para los oídos y un ventilador si es necesario.

Evita las pantallas

La luz azul que emiten los móviles, tablet y la continua transmisión de datos 3G y 4 G alteran la segregación de la melatonina, una hormona que se activa cuando el día ya oscurece y que permite que puedas conciliar el sueño. Asimismo, los aparatos con transformadores enchufados a la corriente generan un campo electromagnético que altera esta hormona del sueño. Por ello, es importante que apagues todos los aparatos, incluyendo el televisor, 30 minutos antes de irte a dormir. En ese tiempo puedes realizar alguna rutina de relajación.

El colchón y la almohada deben ser cómodos

No hay nada mejor que levantarse en la mañana con mucha energía y ganas de comerse al mundo después de haber dormido bien. Y todo gracias a un cómodo colchón y a una almohada hecha a tu medida. Por ello, asegúrese de tener un colchón cómodo y de apoyo, que no tenga más de 9 o 10 años. Asimismo, las almohadas deben ser cómodas y la habitación atractiva e inevitable a dormir. Si estás interesado en comprar una almohada, te recomendamos la almohada Ortopédica Cervical Visco-Elástica Memory Pillow, que tenemos en nuestra tienda.

almohada ortopédica

Limita las siestas en el día

Las siestas cortas durante el día son beneficiosas, pero las siestas largas pueden interferir con el sueño nocturno. Si eliges tomar una siesta, deben ser de 30 minutos como máximo y evite hacerlo al final del día. Recuerda que dormir durante el día puede confundir su reloj interno, lo que significa que puede tener dificultades para dormir por la noche. Pero, si trabaja por la noche, es posible que tenga que dormir una siesta a última hora del día antes del trabajo para compensar su deuda de sueño. Asimismo, si descubres que las siestas cortas también están afectando tu sueño a la hora de acostarte, será mejor que los elimines.

Realiza ejercicios diariamente

Realizar ejercicios y comer saludablemente te ayudará a tener una buena salud y a promover un mejor sueño. Recuerda que la mejor forma de desintoxicar tu cuerpo es moviéndote. Sin embargo, evite estar activo demasiado cerca de la hora de acostarte. Pasar tiempo afuera todos los días también puede ser útil.

Realiza una rutina de yoga

El estrés, las preocupaciones, son las principales causas que no te permiten dormir bien. Por ello te recomendamos realizar una rutina de yoga, pues no sólo te ayudará a reducir el estrés, sino que te relajará de tal forma que podrás conciliar el sueño profundamente. También puedes practicar un ritual relajante a la hora de dormir como leer. Para algunas personas, el uso de un dispositivo electrónico como una computadora portátil puede hacer que sea difícil conciliar el sueño, porque el tipo particular de luz que emana de las pantallas de estos dispositivos se está activando en el cerebro. Si tiene problemas para dormir, evite los aparatos electrónicos antes de acostarse o en medio de la noche.

Tome un baño o una ducha relajante

Darte un baño con agua tibia ante de irte a dormir te ayudará a relajarte y a conciliar el sueño de forma más rápida. Los estudios indican que si queremos dormir bien o tener una mejor calidad de sueño es mejor ducharse con agua caliente. Así un estudio señala que un baño caliente 90 minutos antes de acostarse mejoró la calidad del sueño y ayudó a las personas a dormir más profundamente. Alternativamente, si no desea tomar un baño completo por la noche, simplemente bañarse los pies en agua caliente puede ayudarlo a relajarse y mejorar el sueño

Espero que la nota haya sido de utilidad, si fue así dale me gusta y comparte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *