Salud y Belleza

Cómo cuidar las manos y las uñas

manos bonitas

Al igual que cuidamos la piel de la cara, también debemos cuidar las manos y las uñas. Ya que las manos dice mucho de nosotros, pues es lo que primero mostramos cuando nos presentamos ante otras personas. Así una mano bien cuidada o descuidada (áspera y con manchas) expresará lo que somos. Y si no te has dado cuenta aún las manos son las herramientas que utilizas desde que te levantas hasta que te acuestas para realizar tus actividades diarias. Por ello, merecen que las cuiden al igual que todo tu cuerpo. Si deseas lucir manos bonitas y evitarás problemas con las uñas, sigue los pasos y consejos que he redactado para cuidar las manos y uñas.

Higiene de las manos

Lávate con un jabón neutro

Lavarte las manos con frecuencia, no sólo te permitirá cuidar las manos, sino también te ayudará mantenerlas libres de impurezas y de microorganismos que pueden afectar tu salud. Recuerda que debes lavarte las manos antes de ingerir algún alimento, después de ir al baño, después de mantener algún tipo de contacto con el suelo, etc. Para lavarte se recomienda que uses un jabón neutro y suave, el cual evitará alterar el pH de la piel. Ya que el jabón antibacteriano puede resecar la piel de tus manos.

Por otro lado, si no cuentas con un jabón neutro, puedes optar por una jabón humectante que contenga ingredientes hidratantes, como el aceite de oliva o aloe vera para evitar quitarle los aceites naturales a la piel. Asimismo, te recomendamos lavarte con agua tibia, pues el agua caliente puede resecar tu piel.

Límpida bien tus uñas

Tus uñas son parte de tus manos y aunque las hayas lavado bien, siempre quedará suciedad en ellas. Por ello, es importante que al momento de lavar tus manos, utiliza un cepillo para frotar con suavidad debajo de las uñas. Debes sostenerlo hacia abajo para que esté perpendicular a las uñas. Cepíllese a lo largo de toda la uña, frotándolo de atrás hacia adelante Luego, puedes enjuagarlo utilizando agua y jabón. De esta manera te asegurarás que toda la mugre atrapada en ese lugar se haya ido y con ellas los microbios.

Mantén tus manos hidratadas

¿Tienes manos resecas? Pues una de las formas de cuidar las manos de un daño celular y mantenerlas suaves es aplicándote una crema hidratante. Por cierto, debes hacerlo todos los días después de lavarte las manos y antes de ir a dormir. Las cremas deben ser de una fórmula de rápida absorción y que contenga ingredientes emolientes, como glicerina, manteca de karité y aceites naturales. Lo bueno de esta crema es que no harán que tus manos se pongan grasosas, ya que tu piel la absorberá rápidamente.

Si ya tienes la piel agrietada como consecuencia de la resequedad, debes realizar una humectación más intensiva. Para ello, debes usar una pomada especial para la piel agrietada o demasiado reseca que está a punto de romperse, ya que no sólo humectará la piel, sino que creará una barrera que las sanará y protegerá.

Realiza una mascarilla de manos

A veces las cremas de manos no son suficientes para hidratarlas adecuadamente. Por ello, es necesario, por lo menos una vez por semana, realizarte una mascarilla de manos. De esta manera, tus manos recibirán toda la humectación necesaria y estarán suaves y sanas. Las mascarillas, que pueden ser compradas en las farmacias o pueden ser caseras, deben ser aplicada en las manos limpias y secas, dejas que repose el tiempo especificado en el envase. Te enjuagas con agua tibia y sigue con una crema de manos para fijar la humectación.

Si no deseas comprar las mascarillas para cuidar las manos, los puedes hacer con palta o aguacate. Mezcla ½ palta con 1 clara de huevo. Te aplicas en las manos por 20 minutos y luego te enjuagas.

Hidrate las cutículas

Al igual que sus manos necesitan ser hidratadas, sus uñas también lo necesitan, principalmente sus cutículas. Lo ideal es que aproveches la crema hidratante que tienes en tus manos y frotes un poco en la base y los lados de las uñas, incluidas las cutículas. De esta manera formarás una barrera protectora entre las uñas y la piel que está debajo. La hidratación de las uñas y las cutículas mantiene esas áreas más flexibles y con menos riesgo de agrietarse, desgarrarse y engancharse, lo que puede abrir la puerta a infecciones de la piel.

Cuida tus uñas

Usa aceite de vitamina E

Como ya mencionamos en un punto anterior, que las uñas también deben hidratarse para que las cutículas se mantengan sanas. Si bien, es cierto, que puedes usar una crema de manos para hidratarlos, siempre será mejor que uses un tratamientos más intensivo que se sea específicamente para las uñas. Este tratamiento debe incluir un aceite con vitamina E, el cual evitará que se reseque o agriete la piel. Recuerda que ya sea que te hagas la manicura o no de manera habitual, descuidar las cutículas puede ocasionar padrastros dolorosos.

Quita el esmalte

Darle color a las uñas le dará un toque especial a tus manos, pero no es bueno tenerlos por mucho tiempo. Ya que se despintarán y se verán anti estéticos, especialmente si tiende a preferir los tonos más oscuros. Pues pueden causar decoloración o coloración amarillenta y debilitar las uñas. Trate de mantener el abrillantador por no más de una semana, y retírelo con un paño de algodón y un quita esmalte sin acetona, que es más suave para las uñas.

Para hacerlo, utiliza almohadilla de algodón hecha el quita esmalte, sostenga sobre la uña durante al menos 10 segundos, deslice hacia arriba, hacia la punta de la uña. Esto es menos irritante para las uñas y las cutículas que el frotamiento vigoroso en todas las direcciones. Una vez que tus uñas estén sin esmalte, verifique si hay alguna irregularidad, como manchas blancas, líneas verticales o rayas oscuras. Estos cambios pueden ser causados ​​por una variedad de factores, desde lesiones hasta ciertas enfermedades, como el melanoma, por lo que no deben ignorarse.

Corta correctamente las uñas

Las uñas demasiado largas tienden a romperse o rasgarse, al igual que albergan bacterias, mientras que las uñas que son demasiado cortas no pueden proteger adecuadamente las yemas de tus dedos. Asimismo, si las tienes bien cortadas, te será mucho más fácil limpiarlas. Por ello, es importante cortar las uñas correctamente con un corta uñas adecuado. Con puntas que se extiendan de dos a tres milímetros más allá de sus dedos. Los cortes deben ser rectas, sin dejar bordes irregulares ni esquinas. Y si deseas darle forma, utiliza la lima para hacerlas redondas, cuadradas u ovaladas.

Lima tus uñas

A medida que las uñas van creciendo, por inercia agarramos un corta uñas y las cortamos. Lo cual no está mal, pero no siempre es el más indicado. Por ejemplo, si tus uñas son más gruesas y duras, el corta uñas no será suficiente. Lo recomendable es usar una lima. Pero no será cualquier lima, debe ser una lima de grano fino, de 180 ó de 200 será la mejor opción. Por lo tanto, evitaremos las limas de metal, las de cartón o papel que tengan un grano demasiado grueso. Si estás en duda o no sabes cómo hacerlo lo ideal sería ir a hacerte la manicura en un profesional. Sin embargo también lo puedes hacer en casa con estos productos.

1.- Pulidor limador eléctrico para uñas: Este pulidor limador trae un set de manicura para ayudarte a limar tus uñas como un profesional con unos pocos sencillos pasos. Cuenta con una rotación de alta velocidad, lo suficientemente potente como para recortar y dar forma a acrílicos duros y uñas duras de las manos; pero es lo suficientemente suave para trabajar en las cutículas y las uñas débiles o divididas.

Pulidor Limador Eléctrico

2.- Pulidor De Uñas 2 en 1: El pulidor ideal para cuidar las uñas de las manos, también es bueno para pulir las uñas de los pies. El pulidor 2 en 1, rectifica y pule para el modelado, alisado, pulido y brillo de las uñas.

Pulidor de uñas 2 en 1

Protégete las manos

Usa bloqueador solar

La piel de tus manos, al igual que tu cara y el resto de tu cuerpo, también corre el riesgo de sufrir daños por el sol, que pueden causar arrugas y manchas oscuras. Por ello, es importante mantenerlos protegidos todos los días. Utiliza un protector solar humectante con un SPF de 30 o más y trate de elegir uno con ingredientes emolientes como manteca de karité (que también ofrece algo de protección solar) y vitamina E (que ha demostrado reducir las arrugas y la aspereza de la piel). Recuerde aplicar protector solar 30 minutos antes de salir al aire libre y volver a aplicar según sea necesario (cada dos horas es una buena regla general, pero vuelva a aplicar antes si ha estado nadando o sudando).

Usa guantes para cuidar las manos

Los guantes son ideales para cuidar las manos de posibles daños, mientras realizas diferentes trabajos domésticos, sean tareas leves o fuertes. El usar guantes evitará que tus manos se agrieten, se resequen o se formen callos. Así a continuación veamos los tipos de guantes y en qué casos los puedes usar:

1.- Cuando tengas que sumergir las manos en agua, como lavar los platos, los guantes de goma o jebe será el indicado.
2.- Si realizas trabajos ligeros en el patio y la jardinería, los guantes de tela normalmente son eficaces para protegerte las manos de la suciedad y la mugre.
3.- Para el trabajo manual difícil, como trabajar con herramientas pesadas, los guantes de gamuza o de cuero protegerán más las manos.
4.- Los guantes de lana son buenos para proteger tus manos del clima frío para evitar que se resequen.

Espero que la nota haya sido de utilidad, si fue así dale me gusta y comparte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *